The beast of Crim is in Go! Mode

Enviado por Juan el Vie, 04/08/2017 - 17:10
King Crimson's actual lineup

Cuando leí esta línea en un blog que anunciaba el regreso de King Crimson hace cuatro años, no me imaginé la posibilidad de verlos en un escenario. King Crimson es un proyecto que amo, que de alguna manera ha formado parte de mis influencias musicales aunque es tan extenso que me hace fan únicamente de un periodo de su existencia; mis álbumes favoritos son los que se lanzaron en las décadas de 1960 y 1970, y a partir de ahí el proyecto reestructuró notablemente su sonido y entonces pierdo casi todo interés en su trabajo.

Más tarde me emocioné al ver en YouTube que KC, una vez reunidos, interpretaban Starless, mi canción favorita de la banda y posiblemente de TODA la música en general. Es una canción que no se interpretaba desde 1974 y siempre pensé que tener una máquina del tiempo sería el único modo de escuchar esa canción en vivo interpretada de la mano de Robert Fripp y todo su equipo de músicos. Esta fue la razón por la que decidí comprar un boleto para verlos en vivo cuando me enteré que vendrían a México; es claro que es virtualmente imposible que esta oportunidad se presentase de nuevo en el futuro.

Así llegué al Teatro Metropolitan, la entrada sin dificultades, tomé mi lugar y esperé a que comenzara el concierto, en el que previamente escuchamos una grabación de Robert Fripp pidiendo amablemente que no utilizáramos nuestros smartphones para tomar fotos y video durante el concierto, y que mejor disfrutáramos el espectáculo con nuestros propios ojos. Salen los músicos al escenario, vienen los aplausos de bienvenida y suena el outro de Islands: el sonido de una orquesta afinando sus cuerdas previo a un concierto y Fripp contando un compás para iniciar. Suena Larks Tongues in Aspic y durante su solo, el flautista Mel Collins toca un extracto del himno nacional mexicano y el público le agradeció con ovaciones y un aplauso.

El público fue amable y atento, todos guardaban silencio para escuchar la interpretación magistral de esos temas que no habían sido interpretados en décadas y sé que nos sentimos afortunados. Estábamos en el lugar y el momento indicado, el viaje en el tiempo sí existía al parecer y cerca de dos tercios del concierto fueron esas piezas de esa era de King Crimson que tanto me gusta: escuché Islands, Cirkus, Starless y con todas me estremecí. También nos regalaron un cover de David Bowie (Heroes) y su setlist* terminó siendo preciso y precioso:

  • Larks' Tongues in Aspic, Part One
  • Neurotica
  • Cirkus
  • Lizard
  • Hell Hounds of Krim
  • Red
  • Fallen Angel
  • Islands
  • Larks' Tongues in Aspic, Part Two
  • Indiscipline
  • The ConstruKction of Light
  • Banshee Legs Bell Hassle
  • Easy Money
  • Interlude
  • The Letters
  • Sailor's Tale
  • Meltdown
  • Radical Action II
  • Level Five
  • Starless
  • Encore:
  • The Court of the Crimson King
  • Heroes
  • 21st Century Schizoid Man

Misión cumplida, ¿tuvimos el concierto perfecto? No podemos traer de vuelta a la vida a John Wetton (aunque Tony Levin no tiene nada qué enviarle, claro) pero fue una de las experiencias más exquisitas, un gran momento para estar vivo.

Imagen eliminada.Imagen eliminada.
* Setlist tomado de setlist.fm